sábado, 18 de enero de 2020

Canarias, destino turístico ¿in?trascendente

Rascacielos de Benidorm (Felipe Hernández)
Lanzarote o Gran Canaria, incluso El Hierro o La Gomera, son destinos turísticos diferentes, únicos, a pesar de su vínculo geográfico. Pero también son destinos trascendentes frente a otros competidores de sol y playa. Son territorios en los que hay Parques Nacionales, Reservas de la Biosfera, Patrimonios de la Humanidad, destinos starlight y no sé cuántas cosas más que son posibles gracias a una naturaleza, ubicación y clima únicos en el mundo... A todo ello, habría que sumar el valor  del destino que aporta la sociedad en la evolución cultural de sus paisajes y, especialmente en Canarias, la creación de sus artistas, como son los casos indiscutibles y extraordinarios de Néstor Martín-Fernández de la Torre y César Manrique.

Ilustro este artículo con una imagen de un destino turístico que fue un icono en el Mediterráneo como referente de sol y playa: Benidorm. Ahora es una urbe deforme de rascacielos que amenazan con devorar la playa y el cielo. Pero sin embargo, es un destino consolidado para un tipo de turista de verano y una oferta invernal para el Imserso y la creciente generación jubilosa. Se trata de una imagen y un destino 'de libro' sobre cómo la modernidad trajo el turismo y la postmodernidad la intrascendencia de lo que fue un bello lugar y se convirtió en una colmena informe sin otro objeto que alojar temporalmente a masas de personas que creen que ese tiempo sin objetivos, sin discurso y sin competencia en precios es lo que conocemos como 'estado de bienestar' que sacraliza la televisión.

Si la experiencia nos dice que nuestro destino sobrevivirá si es capaz de mantener su atractivo y no convertirse en 'intrascendente' ¿cómo dudamos de nuestros valores y nuestras fortalezas? ¿Estamos seguros de que hacemos lo necesario?

Tras mi participación en las charlas del centenario del nacimiento de César Manrique, han sido varias las personas que han contactado para hacerme llegar sus opiniones respecto al artista y a su papel en el desarrollo turístico, al igual que sucediera con Néstor. Uno de los comentarios que me han llamado la atención es el de un colectivo que busca canteras y espacios degradados para actuar sobre ellos y convertirlos en centro de atracción turística siguiendo el ejemplo manriquiano del Jardín de Cactus de Guatiza, una de las últimas actuaciones del artista conejero quien convirtió una cantera de rofe abandonada en un atractivo recurso turístico. Hizo trascendente un lugar. Un espacio degradado como tantos que fue convertido en otro reclamo lanzaroteño para millones de europeos que consideran Lanzarote como un lugar digno de visitar una y otra vez, al igual que durante décadas se interesaron en Gran  Canaria por las creaciones de los hermanos Néstor y Miguel Martín-Fernández de la Torre.

El colectivo se autodenomina '+ Manrique. Manrique somos todos' y su invitación me sugiere la confirmación de que la herencia del artista -de los dos artistas- permanece viva, entre generaciones de canarios que no sólo han entendido los mensajes y las realizaciones de estos adelantados y casos singulares en el mundo, sino que intentan que esa unión entre arte, paisaje y turismo tenga continuidad, que sus obras puedan ser inspiración para dar solución a numerosos problemas creados por el hombre por su falta de mantenimiento, previsión, planificación, renovación y de hacer de la vida una obra de arte, una realidad que impida que la dinámica de decadencia y obsolescencia se consolide, que Canarias recupere y se convierta en el espacio trascendental para la elección final del turista del lugar donde pueda disfrutar en cualquier época  del año para vivir experiencias únicas, sin tener que soportar otra tediosa monotonía. Y eso lo hizo posible la fuerza creativa de nuestros artistas que supieron ver en su entorno la belleza natural.

Casualmente, en estas fechas tendrá lugar una nueva cita en Fitur. Les sugiero una prueba, un ejercicio de atención: ¿Hay algo trascendente, novedoso, único en el stand de Canarias... Algo que pueda acabar con la deriva intrascendente de Canarias como destino turístico? Se admiten respuestas...

jueves, 16 de enero de 2020

Radiotelescopio en las cumbres de Gran Canaria ¿por qué no?

Boceto del proyecto.

He participado el martes en las jornadas sobre César Manrique, cuyo centenario finalizará el próximo 24 de abril... Una de las frases más pronunciadas entre los presentes (y que nadie ha discutido) es que -probablemente-, si Manrique estuviera vivo, hoy no podría haber realizado ninguna de sus actuaciones, porque la protección se ha convertido en un dogma amurallado que impide modificar el paisaje 'natural' mientras apenas arreglamos los paisajes ya transformados. Talar uno, o cincuenta pinos, es un sacrilegio condenado por la mayoría y con razón. Otra colectividad arremete contra quienes quieren erradicar las cabras asilvestradas (e introducidas en las islas, que no autóctonas) que impiden la recuperación de flora autóctona en riesgo de extinción, como sucede con el caso de Guguy. También hay quienes rechazan que las cumbres hasta Guguy sean declarados Parque Nacional. Ahora surge la oposición al radiotelescopio en Tamadaba (ya nadie recuerda que hace 50/60 años el Cabildo comenzó la repoblación de unas cumbres de Gran Canaria totalmente 'peladas' por la acción humana para obtener leña, carbón o la pez -Los Llanos de La Pez-...).

Pero, ahora, esta iniciativa de radiotelescopio surgida del Instituto Geominero Español para impulsar la investigación sobre el cambio climático con esta instalación, se sitúa en el ojo del huracán de las redes sociales. La instalación afectará a una zona del pinar de unos 1000 metros cuadrados (el Parque Natural tiene 7500 hectáreas: 75 millones de metros cuadrados), rodeado por los espacios naturales del Nublo, Pilancones, Inagua, Tirma (otra purriada de millones de metros cuadrados)... Y ya surgen las voces discrepantes. Buscar otro enclave ¿en la cumbre, en otra isla?

Supongo que la elección no habrá sido por capricho y tendrá sus condicionantes técnicos y de comunicación. Pero ¿supondrá una tragedia de proporciones apocalípticas o, por el contrario, es una acción necesaria para intentar entender y actuar contra la devastación climática que se augura?

Personalmente considero que más impacto producen las antenas de telefonía, las 'bolas' del ejército del aire en el Pico de las Nieves (visibles desde toda la isla), los tendidos eléctricos y de telefonía, las construcciones cajoneras que salpican el interior de la isla y las carreteras que llevan por todos los rincones a personas y residuos de todo tipo. Asimismo, considero que el volumen es inferior a casi todos los telescopios que se han instalado en el Roque de los Muchachos (La Palma) y en Izaña (Tenerife), o en Meloneras (estación del INTA, que también impacta sobre el paisaje) pero ahí están, cumpliendo una función importantísima para el planeta. Por ello, espero que se dé la información suficiente sobre la localización exacta y su impacto paisajístico sobre el nuevo Patrimonio de la Humanidad de Risco Caído y las Montañas Sagradas, así como la trascendencia de esta instalación para poder opinar al respecto y valorar si merece la pena incorporar este tipo de elementos al paisaje o si existe otra opción que no produzca este rechazo (que probablemente habrá quien niegue que se instale en cualquier otro lugar).

Porque, al final, los técnicos de infraestructuras tendrán que discutir con los expertos en medio ambiente y dar solución a esta necesaria (si no imprescindible) antena... Y los técnicos tendrán que ponerse de acuerdo para que podamos tener un futuro y que los bosques sigan recuperando el territorio usurpado por el ser humano en la isla a sabiendas que habrán de contener instalaciones que son necesarias y no caprichos o negocios privados que se impongan contra los intereses de la comunidad.

(Fotos de Izaña, Roque de los Muchachos e infografía del proyecto de radiotelescopio)

Observatorio del Roque de Los Muchachos.


Observatorio de Izaña



martes, 7 de enero de 2020

Escasa presencia del sector turístico en el programa de Gobierno PSOE/UP

Portada del Programa de Gobierno.
El Programa de Gobierno, fruto del acuerdo entre PSOE y UP, titulado 'Coalición Progresista. Un nuevo acuerdo para España',  consta de 50 páginas en las que aparece 4 veces la palabra 'turismo'. Un sector que aporta al PIB español el 4% del conjunto y un 12% del empleo en todo el Estado (y muchísimo más -el triple en ambos casos- en Canarias). Asimismo, no aparece la palabra Turismo en el índice programático y sólo podemos encontrarla en dos subapartados del Programa.

La primera cita está en el párrafo referido a la 'economía circular' (reducir el impacto ecológico del consumo de recursos naturales en la producción de bienes y servicios), si bien se refiere a abordar medidas de eficiencia en los sectores clave de la economía española (8) entre los que figura el turismo.

En la segunda ocasión incluye el turismo en el Plan para el despliegue de infraestructuras digitales "liderando la implantación de la nueva tecnología móvil 5G, el desarrollo de aplicaciones en proyectos piloto y pre-comerciales" al ser uno de los 9 'sectores tractores' de crecimiento económico  del Estado.

La alusión más directa y concreta es la que figura en el punto 4.12 del Programa: "Estrategia de Turismo Sostenible 2030. Con la participación de las comunidades autónomas y de los principales agentes económicos y sociales del sector, consolidaremos la posición del sector Turismo en España basado en la sostenibilidad y en la implementación de la inteligencia turística". O resumido: consolidar el turismo con criterios de sostenibilidad y Big data.

También encontramos la palabra 'turístico' en 4 ocasiones. Todas referidas en el mismo párrafo (2.9.6) dedicado al alquiler turístico que ha supuesto una profunda alteracion del modelo de negocio inmobiliario por la irrupción global a través  de grandes plataformas digitales de las llamadas residencias vacacionales.

Me preocupa el trato insuficiente que los autores del documento dan a una actividad tan extendida por todo el territorio y la sociedad. A otras personas les preocuparán otros acuerdos u otros silencios del Pacto, pero sólo he revisado el caso del turismo. Una actividad dependiente de factores exógenos y endógenos de todo tipo. Por ello sorprende que no se cite la importancia del turismo en apartados que abordan temas vinculados con la actividad como el empleo, el cambio climático, cultura, infraestructuras, conectividad... Tampoco sale bien parado el hecho insular. De 18 referencias existentes de la palabra 'isla', en todas aparece porque forma parte de las palabras 'legislación' o 'legislatura'. Ni figura el término 'Canarias', como no lo hace el resto de autonomías salvo Cataluña que se cita en una ocasión.

También llama la atención la superficialidad o escasa profundidad de las pocas alusiones al turismo, para tratarse del primer documento de una coalición de gobierno en la etapa democrática en España, con una agenda sin novedades respecto al turismo, salvo el retraso endémico en el desarrollo de las pocas medidas que lo citan. Y todo esto en un país que acoge la sede permanente de la Organización Mundial de Turismo, que es uno de los principales destinos en el mundo, con una de las ferias de referencia internacional... pero el proyecto de la Coalición de Gobierno no repara en esta realidad y gran oportunidad. Aunque, hay que señalarlo, tampoco se escuchara este (y otros temas) en el bronco debate de investidura en el que todo se centró en romper o recomponer España, como es ya habitual desde hace unos años de bloqueo parlamentario.

Habrá que ver, tras la formación del Gobierno, las personas, estructura y nivel en la Administración, para valorar este nuevo escenario que -inicialmente- no incluye entre las prioridades programáticas del nuevo Gobierno la actividad turística.


domingo, 29 de diciembre de 2019

Los impactos del turismo en las islas

Ranking de regiones por PIB.

Días atrás fue publicado el documento 'Impactur Canarias 2018. Estudio del impacto económico del turismo sobre la economía y el empleo en las Islas Canarias'. Un trabajo que viene realizándose desde hace varios años gracias a la colaboración del Gobierno de Canarias y Exceltur (grupo de empresas que ha creado la Alianza para la excelencia turística). El informe permite analizar el impacto económico sobre nuestra Comunidad, con resultados que confirman el creciente protagonismo de la principal actividad económica del Archipiélago. También hace unos días, Carlos Canino publicó en Twitter (@ccanino), unos gráficos sobre la evolución del PIB por regiones de España en los últimos dos siglos. La coincidencia de ambas publicaciones nos muestra una amplísima perspectiva del cuadro macroeconómico del turismo en las islas. Las luces y sombras del impacto económico en la sociedad isleña. Un PIB turístico dinamizador de la economía y la recaudación pero que no se traslada al PIB per cápita con similar incremento. 

El Impactur señala que el turismo tiene un papel muy relevante y estratégico a la economía isleña al alcanzar su contribución el 35% del PIB, que son 16.099 millones de euros y, traducido en términos de empleo, supone que 4 de cada diez empleos en las islas tiene que ver con el turismo (con mayor incidencia en unas islas que en otras). O sea, que el turismo sigue siendo la actividad que arrastra (la 'locomotora', como decíamos hace años) del entramado productivo canario. O, como dice el informe: “por cada 100 euros de valor añadido generado en las ramas en contacto directo con el turista se aportaron 50,7 euros en otros sectores, y de igual manera, por cada 100 empleos creados en ramas de contacto directo con el turista se generaron 38,7 en otras ramas de actividad”.

Pero en esta modernidad 'líquida' no todo es eterno ni inmutable, por lo que el informe advierte que “como principal eje generador de riqueza y prosperidad en las islas, la industria turística canaria se encuentra en un nuevo paradigma con numerosos retos a abordar para encarar con éxito el futuro y aprovechar las fortalezas en las que reside su competitividad”, citando cuestiones como el Brexit, el 'cambio de modelo' al que achacan la quiebra del histórico Thomas Cook, o la necesaria “renovación y modernización del producto que exige enriquecer la experiencia turística, junto a la gestión de la capacidad de carga y la transición ambiental y digital en los destinos canarios”.

O lo que, personalmente, considero más importante de sus conclusiones: la colaboración y trabajo conjunto de agentes públicos y privados en las islas (yo abogaría por implicar a toda la sociedad), “con visión estratégica y capacidad de acción, para asegurar la sostenibilidad y modernización del modelo turístico canario y la extensión de sus beneficios al conjunto de la sociedad canaria, con la mayor aceptación social”.

El estudio sitúa a Canarias y Baleares como las comunidades con mayor aportación del turismo al PIB regional, mucho mayor en Baleares (el 44,8%) a pesar de su temporalidad, mientra en empleo Baleares se sitúa por debajo (el 32%).

Respecto a los datos de la estructura del empleo turístico en Canarias, en 2018, ascendía a 343.899 puestos de trabajo en el sector de un total de 851.400. El estudio lo distribuye entre un 19% en alojativo, un 15% en restauración, siendo un 46% el empleo en 'actividades no características' (que atienden la demanda del sector: construcción, comercio minorista, servicios a empresas...)

El turismo representa el 11,7% para el PIB español, cifra que se triplica en la Comunidad Canaria. Ello es posible gracias a la alta demanda turística sostenida en los últimos años, con un consumo turístico de extranjeros que casi supone el 68% del total, seguido por el del consumo turístico de residentes (12,7%) y de españoles no residentes (7%), por lo que hay una oportunidad de crecimiento en este ámbito, al igual que en la inversión en el sector que en 2018 alcanzó el 6,4%.

El informe no ofrece detalle por islas, pero nos muestra el perfil del turista extranjero que alcanzó en dicho año los 13,8 millones de personas con una estancia media de 9,6 días y un gasto medio diario de 85,9 euros, según su procedencia. Por ejemplo, los británicos fueron los más numerosos (5 millones), si bien los alemanes realizaron un mayor gasto en destino, al igual que los procedentes de otros países. En este apartado, se destacan las incertidumbres que produce el Brexit y la reestructuración de la conectividad y contratos tras la quiebra del turoperador Thomas Cook. Por ello, Impactur 2018 insta a garantizar desde la cooperación pública y privada “en primer lugar la conectividad a las islas” y la “generación de nuevas propuestas experienciales y contenidos que sigan fortaleciendo el atractivo, la fidelidad y capacidad de prescripción ante los turistas británicos más deseados”.

En cuanto al turismo español no residente, el tercer mercado receptor más relevante para las islas tras británicos y alemanes, con 1,7 millones de turistas, una estancia media de 7,4 días y un gasto de 102,5 euros/día. Con una elevada presencia en alojamientos reglados y preferentemente en los periodos estivales, por lo que se recomienda potenciar su efecto “arrastre en destino vía diferenciación y creación de nuevos productos turísticos singulares y únicos que respondan a diferentes motivaciones y búsquedas de experiencias, con el objeto de seguir avanzando en su fidelización para garantizar el crecimiento y su aportación sostenible al turismo en las islas”.

Como últimos detalles, cabe señalar que los canarios que viajaron fuera de la comunidad realizaron un gasto de 752 millones de euros. Asimismo, se aclara que si se añadiera la rúbrica de empresas residentes no turísticas pero vinculadas a la actividad (como hacen los organismos estadísticos de otros países) el PIB turístico en Canarias sería del 36,5% un punto y medio más que el 35%. Por último, destacar que este sector recibe el 10,9% del gasto público corriente en las islas, 1.051 millones de euros para formación, promoción, gestión de núcleos turísticos, planificación, sistemas de información...), casi a medias entre los entes locales y el Gobierno de Canarias. Una cifra que contrasta con que el turismo representa el 34,9% de los impuestos recaudados en la Comunidad (principalmente los impuestos netos sobre productos y el IRPF de los trabajadores del sector).

Más PIB pero menos renta

Decía al principio que el economista Carlos Canino había realizado una gráfica que recogía la evolución del PIB por CCAA, en la que comprobamos el gran impulso que el desarrollo del turismo produjo en Canarias entre 1900 y 1980, una escalada que impulsó a las islas atlánticas desde la cola hasta la situación en medio de la tabla, si bien se ha mantenido estancado en el mismo puesto desde los últimos 40 años. Sin embargo, el economista destaca que “Canarias, a pesar de su gran alza en términos absolutos, sólo escala una posición en PIBpc, quedando en los puestos por la cola".

Puede haber diversas lecturas para entender el crecimiento de la renta y el porqué de las diferencias con la renta per cápita como salarios, empresas..., pero hay acontecimientos históricos que favorecen o frenan la economía: los Cabildos Insulares y la división provincial, el auge del Puerto de La Luz, los puertos francos y las guerras que supusieron un freno al desarrollo económico insular, pero también la demostración de la capacidad de crecimiento (con diferencias) de las islas orientales. Asimismo, el mercado laboral del sector turístico alojativo y de restauración, junto a los empleos indirectos (comercio, construcción...) tiene un salario medio bajo que incide en la baja renta de los/as canarios en comparación con las restantes CCAA.
Evolución del PIB per cápita.

sábado, 28 de diciembre de 2019

Rutas secretas: turistas en busca de lo insólito

Con Erika Ramírez durante la grabación del programa.
Hace unos días participé en el programa Bungalow 103, conducido por Erika Ramírez y el equipo  de Tourinews. El asunto central del magazine fue la oferta de rutas 'secretas' como atractivo cada vez más extendido en los destinos turísticos, incluida Gran Canaria y demás islas del Archipiélago. Es el auge (ya estábamos tardando) del turismo experiencial que creo que debería formar parte de un Plan para tematizar Gran Canaria y resto de islas. Para que el turismo "extienda sus beneficios al conjunto de la sociedad canaria, con la mayor aceptación social" (Impactur Canarias 2018).

Así, conocimos las iniciativas de Julio Pantoja y César Requesens en Toledo y Granada, respectivamente. Una charla que nos ofrece una aproximación al fenómeno de las rutas turísticas y las posibilidades que se abren para un fenómeno que recupera espacios para la comunidad. De hecho es un negocio en auge que atrae principalmente un público residente desconocedor de su historia o memoria chica.

Y esto hace que sea más sorprendente -digo- que no se aproveche uno de los primeros atributos por los que se conoció a este archipiélago, como fue su origen mitológico, porque no hay mayor misterio o secreto por descubrir que una leyenda insólita para recrear un discurso. Y así queda reflejado en las numerosas guías y libros de viajes escritos sobre Canarias y la Macaronesia. Desde Homero a las primeras ediciones de las guías Baedeker/Murray y Brown más descriptivas y metódicas, o el crucero imaginario de Julio Verne por nuestras islas.

No tendremos un destino que se venda -actualmente- como lo que es históricamente, desde hace 2.300 años como Islas Afortunadas, aunque aprovechamos al  máximo algunos de sus atributos (sol, playa, clima, naturaleza), y tampoco olvidamos que ya a principios del siglo XX existió la primera ruta turística de Gran Canaria bautizada como 'La vuelta al mundo' (Marzagán, Bandama, La Atalaya y las bodegas del Monte) y es que éramos muy ambiciosos, ya que no sólo nos considerábamos un continente en miniatura, sino que nos ofrecíamos como el lugar donde dar la vuelta al planeta por singularidades que con el tiempo, las crisis y las malditas guerras (y mucho despropósito de vecinos e instituciones) fue decayendo como el poblado de La Atalaya de Santa Brígida, pero también es justo decir que no se podía exigir que continuaran siendo trogloditas en el siglo XXI (las instituciones no hicieron mucho tampoco para que esa singularidad fuera un generador de rentas). En Tenerife, la visita científica al Teide se convirtió en la principal ruta turística, por razones de altura.

El siglo XX arrancó con amplias guías que recogían con mucho detalle la información local, los recursos y hasta los precios de gran cantidad de productos y servicios. Con alguna disparatada interpretación histórica como comprobamos en el libro 'Carnet guanche' y sus curiosas 'anécdotas' históricas. Más sorprendentes serían los argumentos que inspiraron las novelas de escritores de la talla de Agatha Christie, Julio Verne, Eugene O'Neill (cuya presencia ha sido documentada gracias al estudio de Manuel Mora Lourido), A. J.Cronin... O de los isleños Claudio de la Torre Millares (único español ganador de cuatro premios nacionales de literatura y teatro, y hermano de Josefina), Carmen Laforet, Néstor Álamo, Manuel González Sosa, o Juan José Armas Marcelo, autor de la primera 'Guía secreta de Canarias' (Sedmay ediciones. 1979) en colaboración con Luis Alemany. La primera guía que aborda los tabúes sociales del franquismo: sexo, drogas y la noche...

Con el tiempo se fueron incorporando a las guías otros aspectos experienciales, más profesionales y centrados en los recursos y productos turísticos como los relacionados con la Naturaleza, entre los que podemos citar los volcanes, las cuevas y su evolución, el catálogo de presas, los avistamientos de cetáceos o de aves... También tendríamos aquellas rutas de carácter histórico y arqueológico, como es el paso de Colón y las galerías subterráneas e historias inventadas por una mente tan inquieta como la de Néstor Álamo, las historias de piratas (Van der Does, Hawkins, Drake, todos derrotados en Gran Canaria, o la anécdota del brazo que Nelson perdió en Tenerife en un ataque a la ciudad, que de no ser por sus hazañas posteriores no sería recordado por su ruinoso ataque) y más recientemente, las visitas de astronautas famosos o las rutas que invitan a conocer el callejero celeste desde nuestras cumbres astrofísicas o esos solsticios que unen el paisaje con la cultura aborigen y sus rituales estacionales.

La gastronomía también tiene sus rutas de sabores como el vino canario que Shakespeare declarara como perfume de la sangre. O los bochinches y guachinches, de carácter popular y predilectas paradas de moteros y excursionistas, a los que ahora se suman los locales con Michelines. Sin olvidar la amplia oferta cultural a la que se suma por segundo año la presencia de los espectáculos del Circo del sol.

Pero en este programa se habló mucho de esas rutas originales y cargadas de misterios que se transmiten entre generaciones, con la huella de actividades y lugares que fueron muy importantes en otras épocas pero ya están en desuso, resucitados por gente con iniciativa para convertir ruinas en museos o interesantes casas moriscas; minas que ven caer las telas de araña para recuperar nuevamente esas luces mustias que nos descubren las galerías y las catacumbas. Así es Toledo o Granada, pero también podríamos valorar nuestros misterios de brujas en Telde, las luces de Mafasca o la espectacularidad de la ruta de escape de Bentejuí...

Muy interesantes las iniciativas de Granada Secreta o de Paseos por Toledo Mágico, conscientes sus promotores de que estas actividades tienen una capacidad de carga limitada, con grupos reducidos para que la experiencia pueda ser plenamente satisfactoria. En el caso de Granada, enseguida recordé aquel cuadro de Facundo Fierro con Boabdil, Fernando el Católico y Fernando Guanarteme paseando a caballo por la ciudad, el monarca castellano flanqueado por los vencidos en el último reducto de Al Andalus y el nuevo escenario atlántico que comenzaba en las islas Canarias.

Pero no estamos tan despistados ante este negocio en auge ya que en Gran Canaria, por ejemplo, ya contamos también con empresas de reciente creación que abarcan nuevas propuestas, imaginativas, creativas y sorprendentes, como Ngaro Games AGV Express, Trip GC o Turinka. En otras islas hay también originales propuestas en marcha. Y es que, como decían Julio Pantoja y César Requesens, estamos ante actuaciones culturales que generan riqueza, que suponen un atractivo para residentes, que fomentan nuevas industrias culturales y reactivan zonas en decadencia, gracias a que se invierte  en belleza y sentimientos.