sábado, 23 de junio de 2018

Parque Nacional de Gran Canaria: a por un turismo con conciencia medioambiental

Nueva propuesta PN de Gran Canaria

Los Parques Nacionales que se encuentran en las Islas Canarias (un tercio de los existentes en el conjunto del Estado) son los que más turistas reciben en el conjunto de España, ranking liderado por el Parque Nacional del Teide con cerca de cinco millones de visitantes, lo que nos da la importancia que estos espacios tienen el el sector turístico y, sobre todo, en un tipo de turismo que interesa y que aprovecha su visita a las islas para el sol, la playa, el entretenimiento, el gasto en destino y un poco de educación ambiental (ver estadística de visitas a parques nacionales. Enlace al pdf del Ministerio). Porque si el Archipiélago recibió unos 14 millones de visitantes y los Parques Nacionales de Taburiente, Garajonay, Teide y Timanfaya tuvieron en 2017 unos 7,4 millones de visitas (la mitad de los que contabilizó el conjunto de toda España), imagínense si Gran Canaria contara con un Parque Nacional. Y no sólo por eso, sino porque esta isla cuenta con valores ecológicos singulares y únicos para tal declaración, al igual que la isla de Fuerteventura.

Casi cincuenta años después de que comenzara a hablarse de que Gran Canaria debería contar con un territorio que tuviera el máximo reconocimiento de protección, el Cabildo Insular retoma la iniciativa.
'Libro Rojo'

En los años setenta Gunther Kunkel lideró los trabajos promovidos por la Asociación Canaria para la Defensa de la Naturaleza (Ascan), el Cabildo y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) que dieron lugar a la publicación del 'Inventario de los Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Las Palmas' (1974). Se le conoce como el 'Libro Rojo' para la protección de la naturaleza de la provincia de Las Palmas y fue el primer trabajo riguroso de catalogación de los valores medioambientales del territorio isleño. Fundamental en posteriores elaboraciones de planes de protección (PEPEN de Gran Canaria) y leyes (Ley de Espacios Naturales de Canarias, LENAC y posteriores actualizaciones) en 1987.



En este trabajo del inolvidable Gunther Kunkel, se propone la creación de un Parque Nacional en Pilancones, terrenos de propiedad pública, que visto con perspectiva habría supuesto que Gran Canaria entrara en el 'club' selecto de territorios españoles con un espacio con el máximo nivel de reconocimiento y protección. Pero en esta isla no hemos valorado suficientemente lo verdaderamente importante, como sucedió con la frustrada iniciativa de declarar Vegueta Patrimonio de la Humanidad (ahí está La Laguna ostentando ése puesto...) y tantas otras iniciativas que ante el muro de la visión mercantilista se han truncado.
Propuesta PN de Pilancones

El 'Libro Rojo' recoge que "Mientras, durante las preparaciones y hacia la finalización del proyecto, por lo menos en vía de planificación, ICONA declaró la zona del Malpaís de Timanfaya incluyendo la famosa Montaña de Fuego, en Lanzarote, como 'Parque Nacional de Timanfaya', proyecto aprobado por el Gobierno Español. Pasos hacia un Parque Nacional en Gran Canaria (Pilancones) maduran y proyectos para reservas naturales en Fuerteventura y Gran Canaria se encuentran en estudio. Y tampoco debemos olvidar los esfuerzos de varias fuentes que estudian la posibilidad de creación de un Parque Marítimo/Terrestre en la misma zona".


Este documento lanza la propuesta del "Parque Nacional de Pilancones". Y la justifica señalando que es una "Zona de gran interés paisajístico, recreativo, geológico, arqueológico, botánico, zoológico, etc. - Extensión: 45 a 50 kilómetros cuadrados, aproximadamente. Situación: Centro-Sur de Gran Canaria, entre Cruz Grande, Chira, Chamoriscan, Ayagaure, Vicentillos, Fataga y las cercanías de San Bartolomé de Tirajana; excluido es la zona agrícola de Las Tederas. Mayor atracción o importancia: Pinar, con el pino (Pinus canariensis) mayor de la isla; formaciones rocosas; cementerio guanche; endemismos animales y vegetales; zonas poco exploradas; con cinco embalses en sus zonas marginales. Facilidades: Carreteras o pistas de acceso en casi toda la zona marginal; el "Parque", además, está situado muy cerca de una ruta turística importante (Maspalomas - San Bartolomé), y la mayor parte de los terrenos bajo discusión pertenecen al Estado o agencias gubernamentales. - Notas más detalladas acerca del proyecto han sido presentadas al ICONA (Las Palmas) en Noviembre de 1973". Ahí queda, para documentalistas e historiadores como otro gran fracaso de Gran Canaria: Descargue el libro de Memoria Digital de Canarias en archivo pdf de 72 MB.

La segunda intentona la lideraron desde el Cabildo grancanario a finales de los 80 los Carmelos, Artiles y Padrón, con una inmediata y amplia respuesta de vecinos de la cumbre que rechazaron la iniciativa. Ambos, ya fallecidos, manifestaron que erraron en la comunicación del proyecto. Pero los que se posicionaron en contra no han reconocido sus errores y su insolidaridad con la isla.

La diferencia con esta nueva iniciativa estriba en que, ahora, no afecta a territorios poblados (que no es un problema para la población, más bien les beneficia, pero así se evitan polémicas) y en su mayor parte se trata de suelo de propiedad pública (con el tiempo se han ido abandonando y vendiendo al único que puede estar interesado); Además, los terrenos que recoge el estudio del Parque Nacional son -en su totalidad- espacios ya protegidos, además, casi toda la superficie se encuentra dentro de la Reserva de la Biosfera, declarada por la Unesco. No es que estos niveles de protección no den prestigio y atractivo a la zona, pero no pueden compararse con el que produce un Parque Nacional y, sobre todo, la posible financiación estatal para su conservación, mejora, promoción y educación ambiental.

El Teide y Taburiente fueron los dos primeros Parques Nacionales declarados (1954) en las Islas Canarias. Posteriormente fue Timanfaya (1974) y Garajonay (1981). Ojalá podamos ver próximamente el Parque Nacional de Gran Canaria (además del de Fuerteventura, del Archipiélago Chinijo y el del Mar de las Calmas en El Hierro), lo que nos convertiría en una 'potencia' medioambiental indiscutible en el mundo.

jueves, 14 de junio de 2018

El Monte como residencia para jubilados norteamericanos en un estudio de 1964

Parque Santa Catalina en los años 60.
Gracias al amigo Pedro Socorro (Cronista Oficial de Santa Brígida) ha llegado a mis manos un estudio inédito realizado por dos investigadores norteamericanos en el que analiza la zona del Monte (desde Tafira hasta Santa Brígida) para residencia de jubilados de los Estados Unidos. Aprovecho para publicar aquí su contenido salvo los últimos apéndices del trabajo de investigación. El estudio se titula "Posibilidades de la isla de Gran Canaria para los retirados norteamericanos. Un estudio parcial. Instituto Canario de Estudios Económicos", cuyos autores fueron Andrés Hamer y James Mitchell, quienes lo publicaron en agosto de 1964. No es la primera vez que abordo el fenómeno del turismo yankee en la isla, el cual desapareció tras el accidente de los dos aviones en Los Rodeos tras ser desviados de Gran Canaria por un aviso de bomba.

Transcribo aquí la mayor parte del documento, en el cual encontramos interesante información sobre la oferta turística de la época (1964), así como la visión de los expertos sobre la isla como oportunidad para un turismo tan peculiar como el norteamericano.

"Deseamos agradecer la cooperación prestada por aquellas personas que generosamente dieron su ayuda para hacer posible este estudio. Deseamos mencionar especialmente a las diez familias de retirados norteamericanos que fueron sometidas a serio interrogatorio; a la señora Terry Hill, del periódico Canary Island Sun, a Armando Suárez del ICEE; al abogado Enrique González Araña; a Diego Cruz Naranjo, empresario; a John H. Wrigth, agente consular norteamericano; y al doctor Tomás Roca del Hospital Británico Queen Victoria.

Índice de problemas

Este estudio ha sido patrocinado por el Instituto Canario de Estudios Económicos. Ha evolucionado desde un reportaje sumamente corto y general, dirigido hacia americanos interesados por el Archipiélago Canario, a un documento bastante detallado sobre Gran Canaria. Hemos interpretado nuestra misión como la de hacer un trabajo profundo de la región comprendida entre Tafira y Santa Brígida, valorando las posibilidades que tienen estas localidades como lugares de descanso para jubilados norteamericanos. Habiendo terminado nuestras investigaciones, presentamos este estudio a los centros interesados.

No fue posible evitar un comentario sobre Las Palmas, pues Las Palmas es el verdadero centro de la región que estudiamos. Inevitable, también, es incluir el material condensado de algunos folletos turísticos. Esperamos, sin embargo, que el estudio tenga suficiente originalidad para merecer la atención de aquellas personas interesadas por estos problemas.

En principio deseamos aclarar que el estilo de presentación es popular. Hemos escogido este estilo para dar una idea de la forma más conveniente de dirigirse a un público de jubilados norteamericanos. Dentro de este estilo, esperamos haber presentado con claridad los problemas y las ventajas que encontraría aquel que decida trasladarse a Gran Canaria.

Nuestra observación más importante es que a muchos propietarios y promotores les interesaría atraer a retirados norteamericanos. Esta empresa es arriesgada y cara si no está acompañada por una labor de coordinación y planificación con intereses estadounidenses. El norteamericano que se establece en un pueblo de jubilados es muy distinto de aquellos otros americanos, relativamente independientes, que hoy en día se encuentran en la isla. Aún más, el retirado es en sí siempre menos acomodado que el prototipo forjado por los españoles acostumbrados a tratar con turistas.

La situación económica del retirado es tan variada como la de cualquier otra agrupación. Un porcentaje importante de las familias retiradas viven de rentas particulares de importante cuantía. Un número mayor sin embargo, vive del seguro social. Hoy día, el seguro social, paga, como máximo, $127 (8.000 pesetas) a un trabajador soltero, $190,5 (12.000 pesetas) a una pareja y $254,1 (16.000 pesetas) a una viuda con dos hijos dependientes de ella, por mes. En un proyecto de ley que seguramente será aprobado en los próximos días, estas cantidades mensuales serán de $133,4 (8.300 pesetas), $200,1 (12.500 pesetas), y 281,2 (17.500 pesetas). Con el seguro social un retirado puede -en 1964- vivir bien sin recurrir a otros fondos. Desgraciadamente si los precios de los terrenos continúan subiendo, el retirado se encontrará fuera de su nivel económico en un plazo corto. Debemos subrayar que un retirado, viviendo del seguro social, ya encontraría dificultades para comprar terrenos con precio a su alcance.

Creemos muy importante hacer la distinción -y subrayar ésta en la mente de las personas interesadas- entre el “mercado turístico- que pide construcciones de hoteles y desarrollo de sitios de veraneo, y el 'mercado jubilado' que pide viviendas modestas en regiones cálidas y lejos de la actividad de las ciudades. Opinamos que los precios de terrenos y la transformación turística de la región de Santa Brígida-Tafira, aportará una solución al retirado norteamericano. Hemos incluido un mapa de dicha zona con los proyectos de de urbanización que constituyen el motivo principal de esta transformación.

Sugerimos a aquellos que tienen verdadero interés en este 'mercado' que se dirijan a las organizaciones 'Modern Maturity Association' y 'Harvest Years Publications', especializadas en estos grupos de personas. Junto con estos contactos es necesario hacer un esfuerzo propagandístico en los Estados Unidos. Las posibilidades de las islas como centro para jubilados no son bien conocidas; la poca información que existe es antigua y, por consiguiente, resulta falsa.

Terminamos señalando los problemas más graves que encontramos y las oportunidades más claras para las inversiones privadas.

Los jubilados que viven independientes de sus familias necesitan ayuda médica de tipo especial, que España no ha tenido necesidad de suministrar a sus ciudadanos por razones sociológicas peculiares.

La isla no está comunicada por un sistema eficaz de ambulancias. Los doctores, promotores y algunos residentes norteamericanos dicen, sin embargo, que un coche puede servir como perfecto sustituto. Por desgracia, la llegada de un grupo importante de retirados agravaría el problema que hemos señalado. Será difícil atraer a jubilados en masa si no existe aquí un sistema de tratamientos rápidos y eficaces, que incluya un servicio de ambulancias.

El problema de enfermeras domésticas para convalecientes de mayor edad no se ha planteado. Se puede dar el caso de personas que pueden vivir solos, aunque muchas veces precisan la ayuda de una enfermera doméstica. Esta ayuda, que va más allá de dar inyecciones y hacer visitas diarias, no ha sido todavía proporcionada. En muchos sitios, las mojas han desempeñado este papel. Pero esa solución es parcial, las monjas necesitarían experiencia médica y conocimiento de inglés antes de ser realmente útiles.

Nuestro estudio del coste y la variedad de artículos de viviendas nos planteó dos problemas. En primer lugar, cualquier desarrollo urbano de la región Tafira-Santa Brígida debe incluir planes para supermercados. Los empresarios que tengan mucho interés en este proyecto deben prestar atención especial a esta cuestión. También encontramos otro problema en el vestido; los extranjeros se quejan con frecuencia de que no encuentran ropa confeccionada de buena calidad.

Otros problemas difíciles resultaron de las investigaciones de “problemas especiales”. Los servicios públicos -como protección contra incendios en las afueras de las ciudades- suelen ser inadecuados. El suministro de agua sigue siendo limitado en muchas épocas del año. Esto lo deberían saber los promotores y los jubilados. Ciertas actividades de los retirados se ven restringidas de tal manera que constituyen un verdadero problema. Estas actividades incluyen los carnets de trabajo y la libertad de culto.

Santa Brígida en los años sesenta.
Teóricamente, cualquier residente puede trabajar con sólo presentar un certificado de formación profesional de su país a las autoridades competentes. En realidad, es bastante difícil obtener un carnet, aunque el retirado tenga una excelente formación. Los norteamericanos deben saber que les resultará muy difícil trabajar en España, si no son profesores de idiomas o artistas.

El problema de la libertad de cultos no puede considerarse ampliamente en este estudio de condiciones económicas. Hay que hacer constar, sin embargo, la casi absoluta falta de iglesias y actividades protestantes en Gran Canaria. En la isla sólo existen dos centros protestantes, ambos en Las Palmas, y ambos con facilidades muy limitadas. El problema debe ser urgentemente considerado.

Nuestros estudios de los problemas lingüísticos revelaron la ausencia de libros cultos y de películas en inglés. Este no es un problema grave, aunque su solución por fuentes particulares sería conveniente.

El problema más complicado que encontramos fue en el campo de las reglamentaciones legales. Los reglamentos referentes a la importación de efectos personales suelen ser complicados. La importación de automóviles es tan difícil que se hace imposible. Los jubilados norteamericanos podrán encontrar en esta traba innecesaria una razón para no venir a la isla.

Sin embargo, el hecho más grave que encontramos fue el de la alta cotización de los terrenos. Los precios están subiendo con una rapidez extraordinaria. Precios de terrenos buenos como aquellos que dan sobre una carretera o/y tienen una vista magnífica, están ya fuera del alcance de muchos retirados. Si los precios de las parcelas siguen la demanda del mercado turístico, el plan de atraer residentes con 'renta mediana' tendrá que ser abandonado.

Si las personas interesadas, sean particulares o gubernamentales, no hacen las reformas necesarias, la isla atraerá de los Estados Unidos solamente al solitario, al aventurero, o al turista que decide quedarse. Quizás éste sea considerado un mercado interesante, pero es un mercado errático que, en nuestra opinión, no merece un estudio detenido.

Prefacio

La ciudad de Las Palmas es la capital del grupo oriental de islas del Archipiélago Canario. La ciudad es el centro de la vida de la isla de Gran Canaria, la más grande de dicho grupo. En las afueras de Las Palmas, hacia el centro de la isla, se encuentra una región con fama de tener el ambiente más propicio para jubilados. Este estudio tiene como meta justificar las cualidades de la misma.

En primer lugar, se debería saber que las Islas Canarias se encuentran a 63 millas de la costa occidental de África y a 700 millas al sur del estrecho de Gibraltar. Se encuentran a siete (7) días de Nueva York, vía la línea marítima 'Concordia Line' y aproximadamente el mismo tiempo de Fort Lauderdale, Florida, en los barcos de la Línea Marítima Portuguesa. Por avión, se encuentra más cerca en horas, pero no en ruta. Es necesario volar de Puerto Rico vía 'Iberia' o ir a Europa y viajar de sus capitales a Las Palmas.

Viñedos en El Monte
Aquí conocerá un paisaje sorprendente, un clima generalmente bueno, una sociedad completamente española, y otros puntos interesantes de no menor importancia. Este reportaje tratará de dar una idea firme de lo que se puede encontrar en la parte nordeste de la isla de Gran Canaria para jubilados.

Debemos prevenir que no encontrará aquí ni las descripciones del libro “You can live cheaply in the Canaries” de Peggy True, ni los del folleto de Norman Ford, 'Bargain Paradises of the world'. Mucho ha cambiado desde que se escribieron.

Si llega a visitar las islas en un próximo futuro es posible que lo que escribimos ya no tenga valor. Las Islas Afortunadas han sido 'descubiertas' y están cambiando rápida y fundamentalmente.

En consideración de estas circunstancias, sugerimos que después de informarse bien sobre las islas, haga una larga visita antes de tomar una decisión en firme. Nuestro consejo principal -y lo subrayamos insistentemente- es que no debe embalar sus efectos personales y venir acá con poco dinero y menos conocimiento. Puede jubilarse aquí y puede vivir bien si conoce cómo hacerlo, pero debe aprenderlo. Con el propósito de facilitar su labor, le ofrecemos este estudio.

Salud

Quien escoja un lugar donde jubilarse deberá incluir entre los factores decisivos la manera en la cual se proporcionan servicios de Asistencia y Salud Pública. Existen cuatro exigencias principales en este aspecto. La región debe ofrecer atención médica que sea al mismo tiempo rápida y competente para casos de urgencia. Facilidades para condiciones crónicas tendrán que completarse con un programa adecuado. Finalmente, el clima debe ser tal que, por lo menos, no perjudique la salud y que, si es posible, contribuya a la curación de ciertas enfermedades. En el conocido estudio 'Bargain paradises of the World', Norman Ford indica que el clima es el punto más importante en cualquier zona que se considere y estudie.

El clima de Gran Canaria en opinión de los residentes extranjeros que entrevistamos es uno de los mejores del mundo. Esto se explica por las aguas del Golfo de Méjico que acarician la isla todo el año. Su situación geográfica, entre las latitudes 27º y 29º al norte del Ecuador, le da una posición subtropical. Las aguas del Golfo de Méjico calientan el mar canario de diciembre a marzo; esto influye en la temperatura de la zona. Durante el verano los vientos alisios traen sus aires refrescantes. Específicamente, un estudio de la zona de Las Palmas, hecho por el Servicio Meteorológico Nacinal no sinforma sobre el clima cálido, la humedad apetecedora, la poca lluvia, y la abundancia de sol (App.). Uno de los retirados norteamericanos con quien hablamos tiene pruebas médicas de que el clima de la zona le ha curado totalmente una enfermedad artrítica.

Nuestro estudio está concentrado en un área cerca de Las Palmas, en la Carretera del Centro, que pertenece a la zona designada como Las Medianías. Esta se extiende desde el pueblo de Tafira Baja hasta las afueras de Santa Brígida. La altitud en esta zona varía entre los 300 y los 800 metros, o 975 y 2.598 pies. La combinación de la altitud y la posición afortunada de la isla se traduce en veranos de más sol y calor que en Las Palmas e inviernos un poco más fríos. Distinto a las zonas de costa, donde las temperaturas son constantes (18ºC – 21ºC en el invierno y 23ºC – 27ºC en el verano), esta zona tiene una suave y agradable variación de temperatura. Durante el invierno varía entre los 15ºC y 22ºC; en el verano la variación es de 17ºC a 27ºC. La humedad en esta región es mayor que en las zonas costeras. Esto favorece a aquellos  que no quieren vivir en un clima de calor y sequedad. Además, la presión atmosférica en Las Medianías es sensiblemente más baja que en Las Palmas, donde esta llega a crear ciertos problemas. Este cambio de clima es todavía más sorprendente cuando observamos el clima casi europeo de las zonas de cumbre. Esta variedad de climas y temperaturas es ciertamente única para una región tan pequeña (7600 km2), las islas y Gran Canaria. En las zonas de costa y Las Medianías, el invierno es tan suave que no se necesita sino ropa de verano, con uso limitado de ‘suéters’. En el verano es usual utilizar vestidos deportivos y trajes de algodón. No existe prueba más completa de la suave cualidad de este clima que aquella ofrecida por una visita al pueblo de Santa Brígida. En una finca encontramos una prolífica ‘selva’ de cactus, parras, perales, sauces y otras plantas cultivadas todo el año sin ayuda artificial. Incluso, después de un año de sequía la verdura dentro y fuera de la finca es sorprendente. Cualquiera notará rápidamente la cantidad de geranios salvajes que crecen en los bordes de las carreteras. La ausencia de temperaturas extremas es una razón importante para atraer jubilados a la isla.

Sería apropiado mencionar aquí algo acerca de la situación del agua. Aunque el agua corriente es todavía hervida en las zonas de la costa, no hay que temerlo en Las Medianías. Conviene saber también que Gran Canaria exporta una deliciosa agua mineral que los habitantes toman exclusivamente. Gran Canaria también tiene aguas termales en el Valle de Agaete a unos 40 kilómetros de Las Palmas y varias otras fuentes aptas para diferentes gustos.

Los servicios médicos de la zona son buenos considerando la demanda. Como ejemplo, presentamos un caso concreto de una pareja de jubilados norteamericanos. Después de sufrir un ataque de corazón, el hombre se vio obligado a permanecer en su casa. La mujer, sin embargo, tuvo que ser hospitalizada y operada de una histerectomía. A causa del estado de su marido, los doctores recomendaron que fuera trasladado al cuarto de su señora en el hospital. Recibió consultas así como tratamiento médico. La cuenta total en este caso llegó a la suma de 2.000 pesetas o sea, $32. Como ven, los servicios médicos en las islas resultan baratos.

Concretamente, le ofrecemos precios de medicamentos típicos, encontrados aquí en abundancia. Los precios están controlados por el Gobierno y no tiene, pues, que temer una estafa. Un antibiótico como la Penicilina Schenley (2000.000 unidades) cuesta aproximadamente $0,7, una cortisona como Dacortín (5 mg) cuesta $1,6, un tónico respiratorio tal como Tonobron (100 cc) vale $0,48, un tónico vascular llamado gotas Vasculat (20 gms) cuesta $0,88, una sulfamida Sulfathatidim (20 píldoras) vale $0,48, un diurético (15 píldoras de Hidrotoma) cuesta $1, y finalmente un cardiotónico tal como Cardio Kola (15 cc) vale $0,25.

El centro médico de Gran Canaria es Las Palmas. En esta ciudad se encuentra el gran Hospital municipal y cinco clínicas de emergencia con amplias facilidades. También existe el Hospital ‘Reina Victoria’ servido por doctores y enfermeras ingleses o de educación inglesa. Ha empezado ya la construcción en Las Palmas de un nuevo hospital de cincuenta camas.

Las Palmas tiene también muchos especialistas médicos. Una lista incompleta de éstos nos informa que aquí trabajan 13 especialistas en problemas cardiacos, 6 psiquiátricos, 20 especialistas en problemas pulmonares, 12 otorrinolaringólogos, y 24 dentistas. El hospital británico, por sí mismo, hace uso de los servicios de dos famosos especialistas, uno que es cirujano cardíaco y el otro especializado en problemas artríticos. Quizás la mayor falta de este centro médico que es Las Palmas es la ausencia de un especialista y de la maquinaria necesaria para tratamiento radioactivo del cáncer.

Sus necesidades médicas encuentran aquí debida atención. Podrá dudar, aún después de esta exposición, si será posible hacerse entender por doctores extranjeros. La respuesta es casi siempre sí. Muchos de los especialistas hablan el inglés y casi todos lo leen. Para facilitar la comunicación de sus problemas debe traer de los Estados Unidos la documentación completa de su situación física para presentarla al especialista que visite aquí.

¿Qué situación encontramos en Las Medianías? Un retirado norteamericano con problemas médicos nos aseguró que la falta de especialistas y hospitales en el área no era un problema, simplemente porque, como máximo, la zona residencial está a 16 kilómetros o 10 millas de Las Palmas. En su barrio trabajan un número suficiente de doctores, ayudados por practicantes. Estos hombres están rigurosamente entrenados (3 años de estudio, 1 año de práctica en un hospital) para dar desde inyecciones hasta tratamientos delicados en casos de emergencia.

Aunque enfermeras no se encuentran en abundancia, esto pronto será cosa del pasado, pues un centro de enseñanza de enfermeras ha comenzado a funcionar  en Las Palmas.

Debe notarse que en las Islas Canarias los doctores suelen limitar la hospitalización y dar atención doméstica. Aunque esta no es la costumbre de sus colegas norteamericanos, la práctica no significa falta de conocimiento de la técnica más avanzada en la medicina.

Cerramos con dos datos que ilustran los beneficios naturales y los bajos costos que se encuentran en Gran Canaria. La citada zona de Santa Brígida ha sido considerada tan ‘sana’ que allí se ha establecido una ‘quinta médica’ para recuperar. También  se debe notar que los precios de los servicios de dentistas son tan bajos como los otros precios ya mencionados. Sacar un diente cuesta 100 pesetas ($1,60), un empaste vale 125 pts. ($2). Debe uno pagar entre 100 y 150 pts. para una limpieza de dientes. Puede hacerse colocar un puente por un precio que varía entre las 2.000 y las 10.000 pesetas, según el trabajo.

Costo de la vida

En Gran Canaria, como en cualquier otro lugar, no es el alto costo de la vida sino el costo de vivir espléndidamente lo que molesta al residente. Y aún esta vida de lujo es más barata en esta isla donde un buen whisky cuesta 15 pesetas (aproximadamente 24ct) y las empleadas todavía cobran un dólar por trabajar siete horas diarias. Viajes a Europa para aficionados al turismo son naturalmente más baratos cuando se empieza tan cerca. En fin, el dinero aquí se gasta menos rápidamente que en los Estados Unidos, dejemos la comparación al lector.

Jugadores de golf en la isla.
La primera pregunta que se suele hacer es ¿Qué costo mínimo se necesita para vivir en Canarias? La respuesta que más conviene es que aquí se encuentran americanos que viven solamente de su seguro social. Sin embargo, este costo mínimo depende mucho de cómo y dónde el individuo gasta su dinero. Debemos avisarle que los precios bajos se encuentran, como es natural, después de haber estado viviendo aquí un tiempo, después de haberse acomodado a los cambios de precios por temporada y a la manera de hacer compras en España.

El problema de alojamiento es tan variado – con sus gangas, sus mal negocios, y con sus precios que varían astronómicamente- que hemos dedicado un estudio especial exclusivamente a esto.

Después de alojarse, su costo principal será el de la compra. Aquí, otra vez, sus gastos personales se reflejarán en su presupuesto. Los productos más baratos en la isla son las frutas, las conservas americanas y carnes importadas. Pero si pide productos de Estados Unidos, carnes de calidad y pollos importados (que vienen de la USA y de Dinamarca), terminará pagando aquí casi lo mismo que en los Estados Unidos, aunque los hay de todas partes del mundo.

Aún cuando los precios suben aquí constantemente, una familia de retirados de Chicago, que hace sus compras en un supermercado “para extranjeros”, y que comen mucha carne y viven muy bien, tienen un presupuesto de $60 (3.600 pesetas) mensuales.

Si bien es verdad que algunos americanos desearán hacer sus compras en los almacenes de su vecindad, otros harán sus compras –a lo menos en los primeros meses- en dos mercados: uno es ‘La Hacienda’ propiedad de un señor de California, y el otro es ‘Cruz Mayor’, el único verdadero supermercado, que tiene la más grande selección de productos americanos de la isla. También conviene mencionar los tres mercados centrales administrados por el Ayuntamiento, conocidos por sus precios fijos y su calidad. Todos estos mercados están en Las Palmas, aunque parece estar asegurado el establecimiento de un supermercado en Santa Brígida en los próximos dos años. Si vive fuera de la ciudad, es muy fácil hacer todas las compras de la semana en un día y usar las tiendas del pueblo para las emergencias. Casi todos los mercados tienen servicio de entrega a domicilio, aunque los más grandes suelen ser más lentos. Después de ambientarse ya aprenderá dónde y cómo hacer sus compras de la manera más cómoda.

Hay que vigilar especialmente la compra de carne, que sólo se debe obtener de almacenes y mercados de calidad. Es importante, también, estar atento a los víveres empaquetados que suelen ser pequeñas estafas. Aunque es peligrosa en otros países, aquí la leche está pasteurizada por la distribuidora ‘Coagro’. Tampoco tiene que temer por las verduras y frutas de la isla, que son de alta calidad.

El precio de los comestibles no refleja fielmente el coste de la vida. Los electrodomésticos y efectos personales tienen un precio elevado, por lo que realizamos algunas sugerencias sobre lo que debe traer de los Estados Unidos para economizar.

En primer lugar, su cocina –eléctrica o de gas- debe venir de los Estados Unidos. Aquellos efectos personales y de gran importancia tal como escobas eléctricas, televisores o cómodas, así como efectos humildes como escobas buenas, conviene traer de los Estados Unidos. Desgraciadamente es necesario traer ropa y calzados (aunque, por suerte, no tendrá que preocuparse de cambios de moda); la ropa confeccionada aquí es de poca calidad, los calzados no suelen sentir bien en el pie norteamericano. Si decide comprar algún traje aquí, le conviene encargarlo a un sastre o a una modista. Si suele hacer su propia ropa, le recomendamos que encargue la tela por parte de la compañía ‘Sears Roebuck’. Aunque los rollos de tela se pueden conseguir aquí, resultan de poca calidad.

Alojamiento

En el ejemplar de la revista ‘Harvest Years’ de abril, 1964, se encuentra una sección titulada “Características deseables para el alojamiento de jubilados”. Hemos extraído una arte de este estudio para servir de criterio orientador del nuestro.

De acuerdo con este estudio, todos los habitantes deben estar en un mismo piso, libre de peligros de trpiezos. Los pisos deben ser de materiales que eviten resbalones. Las puertas y las ventanas deberán ser fáciles de abrir; las ventanas deberán ocupar aproximadamente un 10% del área del piso, el 20% cuando se trata del comedor. El artículo recomienda que exista suficientes espacios para almacenaje, y que el armario sea de fácil alcance. También es necesaria luz de alta intensidad, enchufes que estén a 30 pulgadas del suelo (aproximadamente 75 centímetros), y luces de noche en la zona de la habitación principal y baño. El baño, en sí, da ocasión a muchos accidentes evitables. Por eso, la bañera debe ser baja, con un fondo liso y con un asiento. Barras de soporte deben encontrarse estratégicamente instaladas alrededor del cuarto. La cocina también recibe atención especial. El refrigerador debe ser de fácil alcance. El mostrador, cocina eléctrica y el albañal deben encontrarse unos tras otro, con los artículos guardados donde se usan -todo para evitar demasiado movimiento y trabajo-. Los gabinetes deben ser fácilmente alcanzados y no demasiado hondos, como hemos recomendado para los armarios. Felizmente, podemos dejar de hablar de calefacción y aire acondicionado. Como hemos indicado, el clima de la región no es desagradable.

Zona del hotel Los Frailes.
Nos hemos concentrado en buscar alojamiento conscientes de estas características. Sin embargo, debemos añadir que hemos encontrado unas faltas generales en el alojamiento. Los armarios son insuficientes en los cuartos; no se encuentran gabinetes adecuados en las cocinas. Este problema nos lo han planteado casi todas las familias que entrevistamos. La solución de este problema está en los servicios relativamente baratos de los carpinteros particulares. También es deficiente la luz en la región de Las Medianías, aunque éste no es el caso de Las Palmas. También hemos de notar la necesidad de modificaciones en el cuarto de baño, modificaciones bastante fáciles de conseguir.
Este estudio está concentrado en Las Palmas y Tafira-Santa Brígida. Desgraciadamente sólo podemos dar unos precios generales. Como cualquiera que ha hecho negocios sabe, el precio de terrenos de casas cambia según la región y la zona de una ciudad.

Para orientar al turista incluimos una lista de los agentes de venta en Las Palmas. Le conviene también comunicarse con un consultor inglés o norteamericano; esto le facilitará los problemas lingüísticos.
Las Palmas (200.000 habitantes) es una ciudad completa, aunque nuevas construcciones siguen apareciendo en todas partes de la ciudad. Existen varias zonas residenciales de interés: Ciudad Jardín es una 'ciudad satélite' en miniatura, son sus árboles, parques y casas de una sola planta. La zona fue originalmente construida por los ingleses; luego vinieron los americanos de las compañías de petróleo, que, ya no viven aquí. En opinión de un agente de ventas, una casa sin amueblar se alquila empezando en 4.000 pts. mensuales. Debe notarse que casas sin muebles son raras porque la ley prohíbe el alza de un alquiler (una vez impuesto) por muchos años. Una casa amueblada (amueblada suele significar algo muy inadecuado) se alquila según el costo de la vida, en estos cálculos los agentes parecen ser muy honestos, aún con extranjeros. Además, el gobierno -como ya hemos visto- es muy vigilante. Una casa de lujo, amueblada, en Ciudad Jardín, con 4 habitaciones, 3 baños, una sala y un jardín, se alquila a 8.000 pts. mensuales. Cualquier casa de menos lujo se alquila por un precio correspondiente más bajo.

La zona de Las Canteras está de moda en Las Palmas. Es la capital universal del turista. Los precios de los terrenos aquí llegan a precios fabulosos que se pueden encontrar en zonas de lujo de Nueva York y Chicago. Por estar esta zona fuera del alcance del jubilado medio, no hemos intentado considerarlo.

Sin embargo, otras zonas de Las Palmas tienen interés. Una casa amueblada con una vista al mar, con sala, 3 habitaciones, cocina, patio y servicios domésticos, se consigue empezando a las 5000 pesetas ($80) mensuales en verano y 7.000 pts en el invierno. Estas casas dependiendo de su lujo, su localización y mobiliario, puede llegar a costar 15.000 pts ($240) mensuales. Con un esfuerzo todavía se encuentran casas con 5 habitaciones, cocina, sala, comedor y patio, con vistas al mar alquilado por no más de 2.100 pesetas ($35) mensuales. Una pareja jubilada consiguió un apartamento nuevo en Las Palmas con dos dormitorios por 4.000 pts, con casos similares que varían entre 3.500 y 5.000 pts, mensuales.

Si lee los estudios publicados sobre las Islas Canarias, no debe fiarse de aquellos hechos antes de 1962. Concretamente, los estudios de Peggy True 'You can live cheaply in the canaries', y de Norman Ford, 'Bargain Paradise of The World' ya no nos ofrecen una visión realista de la vida en las Canarias. ¿Por qué? Porque aún aquí en las Canarias el precio de terrenos ha subido dos o tres veces en los últimos dos años. Esto ha ocurrido a causa de la influencia de los turistas suecos y alemanes. Se han enamorado de las islas en sus viajes hasta el punto de pagar precios absurdos. La zona de Medianías está todavía subdesarrollada turísticamente. Las viviendas construidas hasta ahora no son de gran importancia. una casa ya construida -con 2 habitaciones, cocina, sala, baño y comedor- costará $12.000 sin amueblar. Sabemos de varias casos en que se pueden adquirir casa por $8.300 (500.000 pts). También existen oportunidades para alquilar en apartamento. Sabemos de uno con dos habitaciones, cocina, baño, sala, comedor y servicios domésticos, que se alquila por 4.000 pts. mensuales. Hasta existe un caso extraordinario el el cual una persona está pagando solamente 1.000 pesetas mensuales por un apartamento sin muebles.

Los precios de terrenos sin construir varían según la vista y la zona donde se encuentran. En estos lugares que se están urbanizando se han instalado tuberías de agua y de desagüe, así como la electricidad. Los precios no se han establecido todavía, dado que muchas parcelas se han puesto hace poco tiempo al alcance del público. Sin embargo, un estudio preliminar calcula el precio entre 400 y 4.000 pts por metro cuadrado, o sea $6,4 y $16 por metro cuadrado (un metro cuadrado equivale a 1,196 yardas cuadradas o 10.764 pies cuadrados). Varias fuentes nos dieron precios aproximados de entre 400-500 pesetas. El precio de los terrenos especiales, es decir, los que tienen acceso directo a la carretera o una vista sumamente bella, son los que llegan a 1.000 pesetas.

Una finca que se ha urbanizado ofrece parcelas a precios de entre 350 y 750 pesetas ($5,6 y $12). Alrededor de la romántica Caldera de Bandama se pueden encontrar terrenos muy buenos por 125 pts y 400 pts metro cuadrado ($2 y $6), a causa de que los vendedores son campesinos poco entendidos del límite al cual se puede llevar esta 'lotería de terrenos'. Desgraciadamente no tenemos precios de las casas que se construirán.

Rodaja de una película en Maspalomas en los 60
Quizás piense usted comprar unos terrenos agrícolas para cultivar algún producto. No hemos hecho un estudio sobre los precios en esta área especial. Sin embargo, podríamos hacer unas sugerencias. La superficie de Gran Canaria es solamente de 1.532 km2. El cultivo aquí se hace en terrenos pequeños, cuando pensamos en las fincas americanas. Aún más, es necesario tener en cuenta que los terrenos para fines agrícolas con una extensión de más de 40.000 m2 para cultivo iirigado y más de 200.000 m2 para cultivo en secano no se pueden comprar sin previa autorización del Gbierno, cosa difícil de conseguir. La única manera de evitar este problema es asociarse con un español. Por último, deberíamos notar que el agua de riego es muy difícil de conseguir y por consiguiente, muy cara.

Para mejor orientar al lector sobre las Medianías hemos pensado que sería útil hacer un ligero estudio de proyectos urbanos en la zona. Como modelo, escogemos un plan ya adelantado, conocido como el proyecto Romero, con sus 20.000 metros cuadrados, situado entre 400-600 metros de altitud. El plan parece una 'ciudad satélite en el campo' y subraya la idea de campos abiertos con árboles. De acuerdo con la topografía del terreno, el porcentaje de terreno libre para construir es del 25% al 33%. El plan incluye la instalación de luz y tuberías de agua, y la construcción y pavimentación de carreteras. Las parcelas varían entre 4.000 y 2.500 m2. El número de casas que se prevén es de 170. El plan acentúa la construcción de casas de familia de un piso, permitiendo nada más que dos pisos. La zona está planeada para excluir establecimientos militares, industrias y hospitales, y para permitir almacenes proveedores de los residentes.

Como otro ejemplo podemos citar el plan de una compañía sueca que va a construir en sus terrenos 50 bungalows estilo canario. Estos incluirán dos dormitorios, baño, cocina y patio. Todavía no se han fijado precios.

El último proyecto que deseamos mencionar puede dar una idea de la variación de estos planes. Este será muy íntimo con solamente 13 bungalows de arquitectura canaria construidos en parcelas de 400 m2. Los precios podrán variar entre 750.000 y 1.000.000 de pesetas.

Podemos añadir que son pocos los planes de desarrollo más allá de Santa Brígida siguiendo por la carretera general. Nuestro estudio tampoco se extiende a esta región por tener un clima y una altitud poco aptas para jubilados.

La recomendación de más valor que podemos hacer acerca del problema de alojamiento es que el jubilado debe visitar las islas y hacer sus propias investigaciones. La posición insegura del mercado transforma las predicciones de largo plazo en algo quimérico.

Problemas especiales

Existen ventajas y graves problemas por el hecho de que Gran Canaria es una isla y, además, una isla extraña para el norteamericano. Cualquier país tiene sus características que piden la mayor atención del jubilado. Las islas también tienen problemas, ficticios y reales, que tienen que ser solucionados.
Dos problemas 'universales' son el de un idioma nuevo y el de un nuevo sistema legal. Estos problemas serán discutidos extensamente.

Entre los otros problemas encontramos seis que son frecuentes. Aquí, pues, presentamos un análisis de estos problemas en las Islas Canarias.

Muchos temen la falta de servicios adecuados de policía y de bomberos. En las Canarias, concretamente en la zona de Santa Brígida-Tafira, el temor de la poca protección tiene alguna base. Bomberos vendrán de Las Palmas en una emergencia, pero se encuentran a treinta minutos del suceso, sea donde sea.

Mirador de Altavista a finales de los sesenta.
Cuando preguntamos el por qué de este hecho, las autoridades locales explicaron que no se recordaba un incendio en más de setenta años. A causa de la construcción de las casas con yeso y hormigón y la escasa electrificación de éstas, es muy fácil entender este feliz estado. Sin embargo, en un esfuerzo comunitario es necesario solucionar el problema de protección contra los incendios. El caso de protección policíaca no presenta tales problemas. Aunque por razones sociológicas que incluyen el nivel de la moral y el respeto a lo ajeno, el robo no es común, el servicio de protección está bien organizado. Además, muchos residentes pagan un guarda para que éste se encargue de un barrio residencial. El Ayuntamiento contribuye con arma de fuego y uniforme oficial. Los muchos métodos de protección, sea usando un policía-sereno o un sereno, pueden costar desde 30 pesetas por mes a 0,50 por día.

El segundo problema que suele encontrarse fuera de los Estados Unidos es que a veces no sean adecuadas las condiciones de los servicios públicos. Esto tiene poco fundamento. De vez en cuando le será difícil conseguir todo el agua que necesita, si vive en las Medianías. Algunas localidades cerca del Monte no consiguen agua durante algunos días de la semana. Pero si el problema existe donde usted desea establecerse es fácil hacerse construir un tanque de agua que terminará con sus problemas. Debemos añadir dos datos: si no tiene un tanque grande, se verá con dificultades. Además, las sequías ocurren aquí, aunque son raras, en ese caso ni su tanque grande podría proporcionarle agua estilo norteamericano. Esto, claro está, no afectará su consumo de agua pues seguramente tomará agua embotellada. El pueblo de Santa Brígida proyecta construir una presa para solucionar este problema, pero esto todavía es un proyecto muy de futuro.

La electricidad no le creará problemas. La corriente es de 125 voltios, que significa que sus relojes eléctricos no andarán bien y su cocina eléctrica sólo podrá llegar a 375º F (Farenheit), pero estos defectos son pequeños.

Una preocupación constante es la condición de servicios de carpinteros, plomeros, reparadores, doctores. Ya hemos tratado de los servicios de salud pública. Los trabajos manuales son mucho más baratos que en los Estados Unidos, aparte de ser de buena calidad. Los trabajadores también tienen ffama de honestidad. No conviene, sin embargo, insistir en rapidez -no lo conseguirá-. Con el aumento del elemento extranjero aquí en Las Palmas han llegado a ser más numerosos los servicios ofrecidos. Una biblioteca pública es el resultado del trabajo de una señora jubilada.

De la misma manera, solamente sus horizontes limitados pueden crear aburrimiento. La isla de Gran Canaria es una bella excepción a la regla que las islas son muy solitarias. Aquí se encuentran los deportes marinos, montañismo, navegación. También se puede jugar al golf y al tennis, o apostar en las carretar de galgos, peleas de galllos y Jai-Alai. Aquí se puede salir a un grupo de restaurantes buenos, encontrando después actividades que incluyen 'dancing' y otras diversiones. Además aquí existen deportes originales (no sólo puede montar a caballo, sino también en camello). Estudios botánicos y arqueológicos tdavía pueden ser muy originales, pues pocos trabajos se han hecho en esta zona. Si no quiere más que un descanso muy merecido, puede hacerse miembro del Club Británico y jugar a las cartas, o puede hacer una excursión a Agaete y bañarse en las aguas minerales. Si le interesa el folclore puede ver bailes típicos en Las Palmas, puede pasar muchos días fisitando las fiestas patronales de los pueblos de Gran Canaria y puede apreciar la rejuvenecida 'Lucha Canaria'.

Con esta pequeña guía y su gran imaginación, encontrará suficiente quehacer.

Aún con todas estas facilidades, Gran Canaria sigue siendo una isla y muchos serán los que temerán la 'fiebre insular'. Existirán problemas pero tendrá usted que crearlos. La isla es de una belleza física difícil de describir, con sus plataneras, sus dunas y sus cuevas montañosas. Existen pueblos en las montañas donde la herencia guanche se hace ver. En el Norte está la ciudad cosmopolita de Las Palmas, con sus 200.000 habitantes y sus barcos en su puerto de importancia internacional; en el centro se encuentra la idílica región suburbana de Medianías. Además tiene usted la isla de La Palma, Lanzarote con su terreno lunar y el desierto de Fuerteventura, y las islas menos afortunadas. También puede visitar -por muy poco- África; un barco mercante que sale de Las Palmas le llevará por la costa africana en un viaje de tres semanas por $150.

Quizás le preocupe el problema de vecinos. ¿Podrá encontrar a otros americanos? Los americanos aquí se encuentran por todas partes, en la biblioteca pública, en una orquesta, estudiando en la Universidad Internacional, en sus almacenes, en sus escuelas, en la base del Proyecto Gemini, en el Club Británico, o simplemente, en sus casas. Ni el mismo agente consular norteamericano sabe el número exacto de sus conciudadanos que viven aquí, pero estimamos que unos 250 se encuentran en Gran Canaria. Además, una colonia británica -que varía con la temporada- sobrepasa en todas épocas a la norteamericana. Junto con ellos conocerá a suecos, alemanes y holandeses que hablan el inglés. Calculamos que un porcentaje importante de los futuros propietarios de las zonas residenciales en las Medianías serán extranjeros que hablan el inglés.

Todos los gustos se pueden satisfacer en estas islas. Un exótico y cuidado Club de Golf situado al lado de un volcán silencioso cobra solamente $1 por juego. Las películas, casi todas extranjeras, aunque en español, se pueden ver por entre $0,15 y $3. Existen innumerables escuelas que enseñan alemán, francés y español a precios muy bajos. Un curso en la 'Alianza Francesa' de 3 horas por semana durante 3 meses cuesta solamente $4 (240 pts) completo. También barato es el estudio que ofrece el centro de artes. Los espectáuclos ya mencionados son también gangas incomparables.

Tendrá que gastar un poco de dinero si desea estar al día de las noticias de los periódicos norteamericanos. El New York Times vale 12 pts, por ejemplo, y el precio de la revista Time es de 20 pts. Los libros se venden a precios más baratos. Además, la Biblioteca Pública le ofrece libros ingleses pagando un dólar para hacerse socio permanente.

Esto basta para darle una idea práctica del costo de vida en Canarias.

Claro está que no podríamos terminar sin presentar algunos datos acerca de cómo ganar dinero en las Islas. Para poder trabajar aquí debe obtener un carnet de trabajo. Para conseguirlo tendrá que presentar documentación comprobando el ejercicio de profesión en los Estados Unidos. También es necesario demostrar que su empleo no perjudicaría a un ciudadano español. Muchos norteamericanos han conseguido sus carnets aprovechándose de su idioma nativo. Si enseña inglés podrá asegurarse una clientela. Si desea establecerse como niñera, terrateniente, huésped para turistas norteamericanos, no tendrá que conseguir un permiso.

Para aquellos que deseen hacer inversiones en España les recomendamos el folleto 'Foreing investments in Spain', publicado por el Banco Exterior de España.

Si desea conseguir un permiso de residencia tendrá que demostrar una fuente asegurada de ingresos. Si esta fuente es el seguro social, pensión militar, gubernamental o particular, o rentas, esta no creará problemas. Sin embargo, si esta fuente es española tendrá que obtener el carnet de trabajo antes de pedir el de residencia. Estos problemas legales se aclaran en una sección especial.

Si se hace residente permanente en España, tendrá que pagar impuestos. Se aplican descuentos a las rentas sobre las cuales ya han pagado impuestos en los Estados Unidos. Además, toda renta que no sobrepasa de los $1.666 no paga impuestos. Los impuestos son graduados, empezando al 2,5% y llegando al 44% de la renta de más de $100.000 anuales. Todos estos trámites se hacen en español y los pagos en pesetas. Recomendamos que use su banco o agente para evitar confusión.

No debe creer que aquí encontrará una vida sin prejucios monetarios; eso no existe en ninguna parte del mundo. No espere encontrar gangas en cada tienda y almacén; aquí también saben ganar su dinero. Más que nada, tenga cuidado cuando llegue acá como turista. Los precios de los Hoteles se pueden comparar con el resto de Europa y Estados Unidos. Si llega aquí durante el verano podrá conseguir un precio razonable en una pensión, una residencia o un hotel. Recuerde bien que no se puede vivir con poco tesoro y grandes esperanzas; su tesoro se terminará antes que la vida se convierta en un baratillo. Después de su bautismo de fuego como turista, sus gastos personales determinarán el tipo de paraíso de gangas que son las islas.

Anexos
  • Problemas lingüísticos
  • Problemas legales.
Apéndices
  • Directorio
  • Referencias bibliográficas
  • Datos del Servicio Meteorológico
  • Listas de precios
  • Tipo de cambio monetario
  • Muestreo de precios
  • Agentes de venta de solares
  • Precios hosteleros
  • Fuentes

jueves, 7 de junio de 2018

El turismo en la revista 'Mujeres en la Isla'

Chicha Reina en la presentación del libro en la Casa de Colón

Chicha Reina, infatigable luchadora por la igualdad y el feminismo, publicó un nuevo trabajo (antes había realizado el primer recopilatorio de mujeres canarias en la cultura) sobre una publicación peculiar, inquietante para la época: "Mujeres en la isla", una revista que no venía a cubrir la demanda de publicaciones de recetas de cocina, patrones de costura o productos de belleza, sino para hablar de las mujeres en la sociedad, principalmente en la actividad cultural.

Sin embargo, esta publicación -que periódicamente llegaba a los lectores y lectoras de la isla entre 1953 y 1964-, hizo posible una colección de 118 números en los que las mujeres isleñas pudieron manifestar y opinar en torno a su realidad y, obviamente, el turismo fue una de sus preocupaciones, tanto por el cariz que esta actividad tomaba en la isla (coincidió con el Concurso Internacional de Ideas Maspalomas Costa Canaria) como por los aspectos morales y pedagógicos que suponía la actividad turística de unos nórdicos con costumbres sexuales y creencias religiosas opuestas o radicalmente diferentes a las de los isleños. Esta mirada femenina sobre el turismo nos resulta interesante y novedosa en una sociedad que se caracteriza por ser uno de los pocos lugares del planeta que cuenta con una tradición de publicaciones turísticas que abarcan casi todo el siglo: Canarias turista (1910-1934), Isla (1945-1969) y Costa Canaria (1965-1977). Publicaciones en las que la presencia de la mujer brilla por su ausencia.

El trabajo de Chicha es un recopilatorio, un índice comentado de la colección, lo que nos facilita la localización para comentar aquellos artículos vinculados al turismo. De hecho, la autora del libro reta a aprovechar su trabajo para profundizar en las variadas líneas temáticas que ofrece, una invitación que supone un nuevo paso en mi blog con relación a Mujeres en la Isla, ya que hace cuatro años me sirvió un artículo de esta revista para un artículo sobre moralidad y turismo. Sabía de otros artículos, pero gracias a Chicha he localizado unas 15 referencias dedicadas al turismo a lo largo de la historia de esta revista, de las que destaco las siguientes:

'El coro' de Jane Millares en una portada
  • Así, tenemos en el número 28 (1957), se publica una reseña titulada “Más sobre el turismo” firmado por el seudónimo 'Intransigente', en el que se critica el acoso de grupos de niños pidiendo dinero o persiguiendo a los turistas, la picaresca de los taxistas llevando a los turistas a comercios donde pueden obtener una comisión, la presencia de mirones en las playas, los piropos soeces a las suecas y otros motivos que motivaban a los/as turistas a quedarse en el hotel junto a la piscina sin apenas salir del recinto.
  • En el número 42 (1958), encontramos una reseña a la visita de María Mendoça, periodista del diario Eco de Funchal, invitada por la Junta de Turismo para elaborar una serie de artículos de interés turístico y preparar un futuro intercambio folclórico entre Canarias y Madeira. A ella le dedicaron una carta muy sentida en la primera página, firmada por la totalidad de las colaboradoras de Mujeres en la Isla, fruto de la profunda huella que dejó la redactora durante su estancia en Gran Canaria.
  • Encontramos en el número 47 (1958) el artículo ‘Portugal, broche de oro del turismo europeo’, por Isabel Calvo de Aguilar, quien resalta la calidad y majestuosidad de los hoteles/palacio del país luso.
  • En el número 73 (1961), ‘Trotamundos’ y convivencia por María Teresa Prats, comenta la visita de los periodistas Leopold Kubalek y Karl Busse, a quienes considera “trotamundos que han recalado en la isla con dos personalidades opuestas, la de un hombre que ha sufrido en su alma y su carne los tormentos y mutilaciones que traen consigo las guerras, y de su amarga experiencia, de su vida hoy solitaria y desarraigada ha sabido hacer algo útil y bello: nos ha dado esta nueva versión del ‘trotamundos’, encauzado en una calidad corriente de humanidad.  El más joven tiene en su rostro una tal expresión de alegría, de interés, de simpatía, que nos hace agradecerle su visión esperanzadora del mundo que está ahora aprendiendo a conocer”.
  • Los números 85 y 86 (1962) abordan el concurso internacional de ideas Maspalomas Costa Canaria con textos de María del Carmen Alfonso. En su primera entrega hace una valoración general de la participación de equipos concursantes, mientras en el segundo artículo se centra en los detalles del equipo ganador del primer premio, destacando de ellos (Lagneau, Weill y Dimitrijev) sus puntos fuertes: Estación de turismo internacional, centro atractivo insular y económico regional, necesidad de una oferta variada y (visión futurista de la autora) el papel de Meloneras como núcleo de lujo y gran proyección turística.
  • En el número siguiente, el 87 (1962) se incluye una entrevista a Manuel de la Peña: Arquitecto, posiblemente la primera entrevista o artículo sobre arquitectura en la revista, si bien no aborda el asunto de Maspalomas, sino que nos muestra una interesante charla sobre el arte y la arquitectura a dos páginas, probablemente la única entrevista de este tipo al que fuera el secretario del jurado del Concurso de ideas Maspalomas Costa Canaria y uno de los principales artífices del desarrollo turístico de dicho destino turístico.
  • Los trabajos publicados en los números 106 (1963), con el artículo “Sobre el turismo” por Gala de Reschko; y el 109/110 (1964) con un trabajo titulado “Canarias Zona de Interés Turístico”, por María Teresa Prats, abundan en lo mismo, en las dudas que concita la actividad turística cuando deje de ser un atractivo para los visitantes. Cómo incidirá en los cambios morales y creencias de la población local. 
  • En el 111 (1964), Mercedes G. de Linares publica su artículo “El turismo y la prostitución masculina”, si bien éste propició una gran cantidad de escritos dirigidos al Excmo. Ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga Iribarne, quien respondería inmediatamente a las peticiones en una carta que fue publicada en el número 113/114 (1964). Un interesante debate sobre la moralidad y el turismo con nueve demandas entre las que figuraba la petición de prohibir el uso del 'bikini' “a no ser en trozos de playa expresamente acotados y alejados del centro de la población”, punto al que no se sumaron -expresamente- ni el Centro de Iniciativas y Turismo (presidido entonces por Virgilio Suárez) ni el Skal Club (presidido por Manuel de Lara). 
  • Colaboradoras de Mujeres en la Isla con Nina Kandinsky
  • En el número 115 (1964) encontramos el artículo “Desde Torremolinos, la pequeña Babel”, por Gracián Quijano, quien plantea un alegato acerca de las distintas culturas de quienes acudían a los principales destinos turísticos del país, tanto en la vestimenta, gastronomía y otros hábitos, como en las diferencias de culto religioso. 

Asimismo, en la colección de Mujeres en la Isla podemos encontrar pinturas, poemas, personajes y otras historias que, aunque no figuren así en esta revista, se trata de personas y actividades relacionadas con el turismo, los paisajes y productos que ofrece esta isla.

Y para terminar, vale añadir aquí la réplica de Mujeres en la Isla a Noel Clarasó, quien criticó en el periódico La Vanguardia (1956) esta iniciativa liderada por un grupo de mujeres para dar cabida a las ideas y análisis desde un punto de vista femenino: “¿Por qué excluyen a los hombres en la revista?”. La respuesta, firmada por todas las colaboradoras fue: “porque hemos sido insensatamente valientes”. Aunque hay que recordar que muchísimos hombres colaboraron con la iniciativa…

lunes, 28 de mayo de 2018

Canariólogos y turistólogos

Juan del Río y su esposa.
Siempre me resultó curioso el calificativo de 'canariólogo' dado a varios personajes de la vida social isleña (fundamentalmente de Gran Canaria) que se distinguieron por su interés en la historia, el folclore, la artesanía, la gastronomía, el paisaje y el paisanaje de la isla y del Archipiélago. Una especie de ilustrados enciclopedistas de lo canario que realizaban una gran labor pedagógica para convencer a la población de la importancia de querer la isla y quererse a sí mismo como seres afortunados de vivir en este Jardín de las Hespérides. Se trata de una muestra más de la implicación de la sociedad civil con la actividad turística en esta isla.

Probablemente tenga mucho que ver el impulso que dieron a estas ideas Domingo Doreste, Néstor Martín-Fernández de la Torre y la Escuela Luján Pérez, o los promotores del Museo Canario (al que tan ligados estuvieron)... Pero los canariólogos surgen a mediados del s. XX y se nombraba así a varias personas como el tirajanero Vicente Sánchez Araña, el satauteño Juan del Río Ayala y el lanzaroteño Agustín de la Hoz.

Su 'canariologismo' les lleva a tener una activa vida social. Un protagonismo que exhiben en numerosas publicaciones y artículos, iniciativas y eventos. Actividades públicas que tienen también otra característica destacada: su apuesta por el turismo.

Personajes que además asumen una defensa a ultranza de lo isleño, con la mentalidad y recursos de la época de los años 40 a los 60. Por lo que han sido -en diferente medida- objeto de crítica por alguna actuación, como es la forma autodidacta de rescatar y gestionar el patrimonio (visto con perspectiva).
Fray Lesco, Néstor Martín-Fernández, Néstor Álamo,
Pancho Guerra, Juan del Río Ayala y Paquita Mesa en
el acto de tipismo celebrado en el Pérez Galdós

En 1969 falleció Juan del Río Ayala en Santa Brígida, Villa donde fue Cronista Oficial. Bibliotecario de la sociedad El Museo Canario en los años 30, consiguió en 1931 un premio de dicha sociedad por un trabajo sobre Viera y Clavijo. En 1947 publicó “Tirma”, romance sobre la conquista de Gran Canaria, cuyo original sirvió de base para la película interpretada por Marcelo Mastroiani y Silvana Pampanini y que como obra teatral , fue estrenada en el teatro Perez Galdós , con música de Manuel Peñate. Publicó en 1955 el libro de poemas “La Flor de la Maljurada”. En 1963 compuso “Iballa”, un romance sobre Canarias. La última obra de Juan del Río fue “Silvestre”, una obra teatral. En el momento de su fallecimiento realizaba la edición de una radio novela en 15 capítulos sobre la conquista de Canarias. Directivo del Centro de Iniciativas y Turismo colaboró en múltiples eventos del sector, siendo ponente destacado en diferentes asambleas y congresos turísticos. Juan del Río fue, además de miembro de la sección canaria de la Sociedad Española de Antropología, Etnografía y Prehistoria, fue presidente del Centro de Iniciativas y Turismo (1965), y autor de una serie de artículos que se convertiría en una guía bajo el título Mirador de las rutas turísticas, así como acuñó el lema que se retomaría en los años 80 "Canario, conozca Canarias".

Sánchez Araña y Juan del Río en el restaurante-museo El Hao
De Vicente Sánchez Araña cabe destacar su papel como promotor de la conmemoración de Ansite, con motivo de la incorporación de Gran Canaria a la corona castellana, con la entrega de los 'Gánigos de la paz', así como la creación del restaurante-museo-castillo 'El Hao' en Santa Lucía de Tirajana. También fue un asiduo colaborador en publicaciones turísticas y redactor de diversas guías para la editorial Everest. Cada año se celebra la festividad de la Lucía sueca y de Tirajana, evento que promovió, junto a una comunidad nórdica que comenzó como turista y ya muestra un enorme arraigo.

Por su parte, Agustín de la Hoz Betancort tuvo una intensa actividad literaria y periodística centrada en la historia de la isla conejera que acaba de ser completada con la edición de ‘Apuntes para una historia del periodismo lanciloteño’ en la que narra los orígenes y desarrollo de los medios impresos de la isla y su papel de “airear y combatir sin estridencias y rectamente las injusticias e irresponsabilidades que se le demanden o para buscar hacia afuera la identidad que a veces nos falta por dentro”.


Cartel de un acto de 'canariólogos'
Comenzó sus trabajos periodísticos en la redacción del semanario A.O.E., publicación vinculada al Grupo de Tiradores de la colonia-provincia de Sidi Ifni, cuya dirección pasó a desempeñar a partir de 1.950. Ese mismo año se le concedió el Premio Nacional África de Periodismo por el artículo "La monja de Ifni". Escribió por esa época también en la revista África y en el diario Informaciones. En 1.953 se incorporó como redactor-jefe al Diario de Las Palmas, y en 1954 publicó 'El Alba Detenida', libro de prosa poética.

A partir de 1955 arriba a Lanzarote haciéndose cargo de la corresponsalía del mencionado diario. En el citado periódico escribe sus artículos sobre Lanzarote, “La Gran Desconocida”, que serviría para publicar en 1962 su obra 'Lanzarote', en la que deja memoria de gentes, sucesos, geografía e historia. Un trabajo de referencia para las guías turísticas que se publicarían posteriormente sobre la isla. En 1959 publica "La Cólquida" (obra que recoge sus experiencias con los pescadores lanzaroteños en Cabo Blanco, Mauritania); en 1963 publicó "Apuntes para una Historia del Periodismo Canario", mientras que en 1966 sale publicado su libro “Cueva de los Verdes”.

Podríamos añadir otros personajes que también ejercieron de anfitriones de lo canario ante el auge turístico, entre los que destacaría a Néstor Álamo (con un papel extraordinario en el desarrollo de la Casa de Colón o de la romería del Pino en Teror), Luis Jorge Ramírez, periodista también vinculado al Centro de Iniciativas y Turismo y colaborador en la realización de iniciativas culturales y festivas en toda la isla y otros, que suman aportaciones para el desarrollo turístico y la puesta en valor de lo canario en la oferta turística.

viernes, 25 de mayo de 2018

El Guiniguada es la gran oportunidad de la ciudad

Actual desembocadura del Guiniguada.
Un grupo de ciudadanos y entidades plantean -48 años después de abierta la herida-, curar la amputación urbana que sufrió el casco histórico, tras sepultar el espacio donde se fundó la ciudad. Vegueta y Triana perdió sus puentes y el flujo entre los barrios fue convertido en la autopista de Tafira. Los barrios que explican la historia de la capital fueron separados con asfalto. La ciudad sufrió desde entonces un ataque a su corazón y todavía no ha parado.

El casco histórico (la ciudad en su conjunto) fue dividido sin que cada parte pudiera tomar vida propia. Era imposible porque la ciudadanía no aceptaba la división. Se resistía -y se resiste- a que la "vetusta, levítica y conventual" ('Los cuentos famosos de Pepe Monagas', Pancho Guerra) zona de Vegueta desapareciera de su paisaje urbano y viceversa de la otra orilla del Guiniguada. De hecho, siempre se consideró que la división natural era Las Palmas (a secas) y el Puerto, con su ajetreo de “100 pabellones” ('Oda al Atlántico', Tomás Morales) de orillas imaginadas.

Las necesidades eran muchas, pero el Ayuntamiento regido por José Ramírez Bethencourt (el de la operación que creó la Avenida 'Marítima' con su éxito inicial y posteriores -e inmediatos- problemas) priorizó el acceso al centro, hasta el Monte por la carretera existente pero convirtiendo la desembocadura del Guiniguada en un ramal de la nueva autopista litoral.

La operación lo borró todo, salvo la memoria: el cauce pedregoso de riadas memorables, los puentes de Piedra y Palo, los quioscos y el Café Suizo o bar Polo, centro intelectual decimonónico. Demasiado dolor en los rostros de quienes se acercaron a ver la avasalladora metamorfosis del 'progreso' en los paisajes de su vida. El automóvil sustituyó lugares de vida y encuentro por una machacona vorágine.

El Ayuntamiento lo acordó en 1969 ('30 años de paz' era el lema político de aquel año de la dictadura), al aprobar la operación en un Pleno aciago y de acatamiento. Un siglo y medio después de la muerte del Obispo Verdugo, en 1970, fue derribado su puente, el 'De Piedra, que costeó a su pesar porque un inteligente político hizo entender a los ciudadanos que el Obispado financiaba las obras y no faltó la algarabía y los voladores que sorprendieron a Verdugo, quien negó haber hecho tal promesa pero no pudo contradecir a la masa.

Antiguo Puente de Palo.
En 1971 cayó y calló el 'De Palo' (o Palastro), un siglo después de que lo construyera Antonio López Botas. No era el Rialto de Venecia, pero era original y auténtico. A pesar de que en sus inicios no contaba con los quioscos que marcaron la historia de la ciudad: el Café Suizo: Bar Polo, el Quiosco de flores, El-Mir y Santiaguito Said el sirio 'jarabandingo', Bazar de Santiago que vendía exclusivamente productos de la UD Las Palmas, la Tabaquería de Antonia Santana cuya propietaria falleció un año después de derribar el puente...

Ahí estuvo el origen de la ciudad y allí fue cubierto por el alquitrán, sin atender la alternativa por la zona de El Lasso planteada por el arquitecto Eduardo Cáceres, como recuerda el periodista Pepe Alemán. Y ya han pasado 48 años, por lo que menos de un tercio de la población no vio los puentes ni el barranco. Sólo el resultado de una decisión con efectos negativos que se pusieron de manifiesto: Ruptura Vegueta-Triana y crisis en ambas orillas; Colapso de tráfico y sin previsión de aparcamientos; Solución de poco recorrido temporal y espacial que obligó a urgentes 'remedios' para salvar los problemas; Un Escalectrix que dañó aún más el entorno; Creación de un guetto comercial casi subtersubterráneo dar cobijo a los quiosqueros; Un nudo (estación) de guaguas junto al Teatro; La imposibilidad de establecer el futurible Campus en Jinámar, optando por convertir aquella finca platanera (donde la familia Condal realizó los primeros cultivos de tomate) en el mayor suburbio de Canarias con los problemas sociales todavía latentes...

Pero ahora hay consenso para corregir el error. Incluso se ha ejecutado alguna propuesta del plan del arquitecto Joan Busquets, aunque ya no podemos regresar a un pasado ya finiquitado y -opino- es imposible recuperar la postal sepia de cachorrúos y mantillas circulando al paso de las campanas de Vegueta porque sería algo artificial y anacrónico.

Lo positivo es que ahora tenemos un espacio amplio con reducido tráfico al disponer de dos autopistas hasta el Monte (allí acaban para continuar por Santa Brígida, San Mateo y Tejeda por una vía angosta y llena de curvas); Vemos un entorno dinámico con nuevos espacios culturales como el Paraninfo, San martín, Fundación Mapfre, Monopol, Biblioteca Insular, Cicca, Teatro, Filmoteca, CAAM, museos, Gabinete Literario... Y un auge económico en el Mercado, establecimientos de restauración, eventos, más comercios y atracción turística...

El Lusitania al salir de Belém, Lisboa.
Por ello, podemos hablar y pensar en positivo sobre este gran espacio libre convertido en zona caliente de desarrollo económico y debemos aprovechar la oportunidad que nos brinda una criticada actuación urbanística para rescatar esta 'Milla de Oro' -suelo público- para mirar al futuro.

Se empieza a hablar de otras opciones alternativas al Plan de Busquets que la vorágine de los años ha 'envejecido' sin concitar el interés o apoyo social que precisan estas operaciones urbanas.

Por el momento hay alguna idea y muchos sentimientos, pero antes deberíamos acordar cuál es el significado de este lugar. Porque ahí está el origen de la ciudad y su memoria, una urbe que a lo largo de su historia se ha caracterizado como escala principal de la navegación en sus distintas fórmulas. Marítima con una importancia global desde el paso de Colón; Aérea con personajes y acontecimientos como los primeros paseos en globo en España por Viera y Clavijo, los primeros vuelos transoceánicos del 'Lusitania', el 'Plus Ultra', o el 'Zeppelin', con nuestro paisano, Jerónimo Mejías. O la llegada del hombre a la Luna con los astronautas Armstrong, Aldrin y Collins que fueron vitoreados en la ciudad por la odisea del Apolo que tanto debe a esta isla.

Este Guiniguada del siglo XXI podría ser ese gran espacio ciudadano y de atractivo turístico en el que disfrutar de una ciudad que es la más importante plataforma y escala en la historia de los viajes de la Humanidad, con espacio sobrado para este objetivo y para mantener la conectividad de los barrios (en coche y fundamentalmente para los peatones), que ofrezca más aparcamientos y que permita pasear por las réplicas de las antiguas formas y usos que tuvo (esculturas, cantería y quioscos) junto a los símbolos (réplicas de naves, paseo de los navegantes...) de la misión de la gran ciudad de La Luz del Atlántico que desde su fundación formó parte destacada de la historia del viaje en el mundo.


  • Basado en mi intervención en la charla que organizó el Gabinete Literario sobre el futuro del Guiniguada.